Cómo podar tu bonsái

Ésta es una técnica básica que siempre debemos realizar, pero sabiendo bien porqué la hacemos, cuando hay que hacerla y cómo según la especie que tengas.

La Poda se diferencia del Pinzado porque se realiza en otoño después de la caída de las hojas e invierno. Eliminamos parte de las ramas demasiado alargadas y lignificadas (endurecidas).

El Pinzado se realiza durante el crecimiento de las ramas en primavera y verano, cortando los entrenudos largos o crecimiento nuevo excesivo.

Siempre me gusta recordar, aunque sea pesado, que las herramientas de poda y pinzado deben estar limpias (te aconsejo la goma japonesa Crean Mate), desinfectadas (con alcohol puedes hacerlo) y afiladas (piedra para afilar herramientas). Así evitarás propagar enfermedades y hacer daño innecesario a tu bonsái.

¿Porqué podar tu bonsái?

La poda tienes que hacerla por varios motivos:

  1. Diseñar de tu bonsái. Quieres darle forma y conseguir un estilo que has imaginado. Cortas de unas zonas y dejas otras crecer más para llegar a tu idea.
  2. Distribuir la fuerza. Mejoras la salud de tu bonsái frenando el crecimiento excesivo de las zonas más fuertes y mejorando el crecimiento en zonas débiles del árbol.
  3. Provocar la brotación. Cuando podas las ramas de entrenudos largos (crecimiento excesivo), consigues que el árbol brote en zonas traseras mejorando la densidad de hojas en zonas donde no había.

¿Cuándo podar tu bonsái?

La mejor época para la poda es desde la caída de la hoja hasta finales de invierno, antes de que broten los árboles en primavera.

Si es la primera poda de formación, de un árbol que has comprado en un vivero, puedes podarlo en cualquier época, siempre que no corra peligro el árbol. Núnca podes más del 30% de las ramas ni el 30% de las raíces porque debilitarás demasiado tu árbol. En algunas épocas (verano o invierno) puede quedarse sin fuerzas y morir.

Te diré lo que yo hago:

  • Poda Otoño: Poda sólo ramas finas y terminales, no podes ramas gruesas, porque en ellas y en las intersecciones ramas-tronco, los árboles acumulan su energía para pasar el invierno y luego brotar en primavera.

Si quitas esa energía el árbol lo pasará mal con el frío y puede retirar savia, secando partes del árbol.

  • Poda Final de Invierno: Poda los entrenudos largos hasta donde empiezan los entrenudos cortos.

También puedes podar ramas gruesas, tapando la herida con alguna pasta o bálsamo cicatrizante y en dos o tres semanas cuando empiece la brotación de primavera el árbol sellará mejor y cerrará la herida.

  • Poda de Raíces en Trasplantes al final del invierno. Como las ramas, las raíces también tienen mucha energía acumulada que dará fuerza al árbol durante el invierno. Es mejor cortar raíces gruesas al final del invierno, cuando hagas el trasplante (si toca), pero nunca antes porque debilitamos mucho al árbol sin que pueda cerrar rápido y bien éstas heridas, dejando a merced de hongos y bacterias para que entren y lo enfermen.

 

También hay que tener en cuenta la especie que estamos trabajando. No debes podar un frutal en ésta época, es mejor hacerlo después de la floración.

¿Cómo hay que podar?

La forma en que se debe hacer el corte varía según la especie. Pero el corte lo debes hacer intentando que quede mirando hacia arriba y no recto (perpendicular a la rama), para que cicatrice bien.

Si el árbol es caduco debes ajustar el corte, dejando éste al ras. Así evitamos engrosamientos feos cuando cierre la herida.

Si es una conífera dejaremos un trozo de rama (2 a 5 cms.), haciendo un jin o tocón que semeja una rama que se ha roto.

Siempre debes proteger las heridas con diferentes bálsamos o pastas cicatrizantes para bonsái. Evitas que hongos enfermen el árbol y ayudas a que se cierre mejor la herida.

Nunca utilices pastas selladoras de mala calidad, porque empeoras el trabajo y hacen lo contrario que debería, endureciéndose y dañando la herida, sin que ésta pueda cerrar bien.

Debes mantener la fuerza de tu bonsái.

Todos los árboles crecen hacia la luz y dan prioridad a las zonas con más fuerza (zona de arriba y laterales del árbol). Esas zonas serán mucho más fuertes y el árbol dejará secar el resto, cosa que no nos conviene en un bonsái.

Por tanto, podarás más en éstas zonas y mucho menos o nada en las zonas débiles. Es decir, en las zonas fuertes poda mucho ¾ de las ramas, en las zonas medias ½ (la mitad) y en zonas de abajo donde llega menos la luz o están más débiles las ramas poda 1/3 o nada para que crezcan y se desarrollen más.

De todas formas, cada especie tiene sus peculiaridades y tendrás que consultar primero qué hacer en cada caso con algún profesional o alguna asociación de bonsái de tu zona.

Lee más sobre cada especie y su forma de trabajarlas.

El objetivo será repartir la fuerza por todo el árbol, siempre y con todas las especies. No olvides que el árbol crece en una maceta no en la naturaleza.

¿Qué ramas cortar y qué ramas no cortar?

Para que tu bonsái no parezca un seto, debes conseguir que las ramas desordenadas (que no pasar la luz a las ramas bajas y del interior) se dispongan de forma ordenada (en abanico o por pisos, según la especie).

Podemos podar éstas ramas o moverlas de sitio mediante alambrado.

Puedes mirar el libro de John Naka, TÉCNICAS DEL BONSAI I, donde puedes ver ramas que debes quitar cuando hagas la poda de estructura o podas de otoño-invierno.

Éstas ramas, aunque se dan en la naturaleza, en bonsái no siempre son bienvenidas (aunque de eso hablaremos en otro artículo):

  1. Ramas que crecen hacia abajo.
  2. Ramas que crecen hacia arriba.
  3. Ramas paralelas muy cercanas o juntas una a la otra.
  4. Ramas que se cruzan.
  5. Ramas en el mismo plano.
  6. Ramas desordenadas.
  7. Ramas que salen hacia el frente del espectador.
  8. Ramas antiestéticas por su forma rara, cambios de sentido, etc…

Etiquetas:

Jesús Martín es el creador del blog Tribubonsái, donde comparte todo acerca del arte del bonsái , para hacerlo más libre y fácil. Tiene 48 años, vive ahora en Salamanca – España, con su mujer, Elena, sus 3 chicos, Elías, Marcos y Andrés, un perrete Oly, dos perritas Telma y Ramona, una gata Ninja y un gatito Paco. También tenemos 6 Gallinas ponedoras. Directo, transparente y siempre a la escucha, es Geólogo de formación. Emprendedor (¡primer proyecto!) desde el año 2014. Ahora, se dedica a construir su web tribubonsai.com y a ayudar online a todo aquel que desee aprender a crear, cultivar y disfrutar de un bonsái. Puedes ponerte en contacto conmigo por medio del Whatsapp 618 355 461​, te ayudaré en lo que pueda y sepa. Jesús es autodidacta y aprecia cualquier consejo de todos los cultivadores de bonsái.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado