Saltar al contenido

Recoger semillas para crear tus bonsáis desde cero

Frutos de piracantha

Recoger semillas es una de las cosas más gratificantes en el mundo del bonsái y crear tus própios bonsáis desde cero

Allá donde vivas, tienes sitios donde recoger semillas, octubre y noviembre son los mejores meses, pero se pueden seguir recogiendo. Todavía hay manzanas (sobre todo las de pequeño tamaño que son las que nos interesan), ginkgos, piracanthas, de arces, espinos blancos, peras, bellotas de diferentes quercus…

No olvides que las semillas tendrán más viabilidad, o sea que germinen, cuanto más frescas sean. Cuanta más edad tengan menos posibilidades hay de que germinen con éxito.

Comprueba su viabilidad es fácil, para saber si son fértiles o no. Puedes dejarlas 24 horas en agua y las que queden en el fondo seguro que están bien. Y porqué? pues porque dentro de la cáscara se encuentra el embrión que germinará, pero si está hueco o sin embrión quedará la semilla flotando y no se hundirá. Desecha las que queden flotando.

Existen diferentes técnicas de tratar cada especie, según como sea el fruto que contiene la semilla o la especie en concreto.

No existen las semillas para Bonsái, que no te engañen. Los árboles que se utilizan para hacer bonsái son normales y por tanto también sus semillas, se pretende siempre cultivar árboles que tengan algún atractivo para el que los cultiva,por ejemplo la flor, el fruto, la corteza, las hojas, la  coloración, la ramificación, etc… Ya hablaremos un día de ello.

Semillas de especies para hacer bonsáis, como acer palmatum, acer buergerianum, prunus, malus, pinus, piracanthas, zelkovas, carpinus, ginkgos suelen tener un tratamiento fácil.

Influye mucho donde vivas y el clima que tienes en invierno.

Para los que tienen un invierno frío, con dejar las semillas en bolsas zip-lock cerradas, mezcladas con arena de río húmeda es suficiente (sin que veas gotas de agua dentro de la bolsa sino pueden pudrirse las semillas). Si las dejas al aire libre la humedad suele pudrir la mayoría de ellas.

Los que no tienen heladas, tendrán que estratificar las semillasque quiere decir imitar las condiciones del invierno donde normalmente viven de forma autóctona esa especie. Esto es para zonas donde tengan temperaturas suaves. Puedes poner las semillas en cajitas de plástico tupper del chino con arena de río algo húmeda (no mojada o encharcada, que no se vean las gotitas de agua), si puedes echa un poco de fungicida, y dejarlas dentro de la nevera, en la zona de verduras o zona baja, no en el congelador.

Estarán en la nevera dos meses.

La arena de río puede ser arena de obra, lávala bien y te vale. Si no encuentrass arena de río puedes utilizar grava de cualquier tipo 50% con turba 50% (de calidad, si es del chino tamizala bien porque lleva de todo).

Algunas recomendaciones para determinadas especies a la hora de estratificar:

  • Ginkgo, Prunus, Olivo y otros de semilla con cáscara muy dura y gruesa, debes agrietar la cáscara (con un alicate) no romper toda la cáscara, sin machacar el embrión que está dentro. Deja la cáscara, no la retires. De esta manera la semilla germinará rápidamente cuando la plantemos.
  • Acer palmatum y acer buergerianum, metelas en bolsas zip-lock, no hace falta que le añadas arena, humedecelas de vez en cuando, no encharcar. Echales fungicida cada mes. Veras que algunas semillas germinan y les empieza a salir la raíz pivotante. No te preocupes, aguanta un poco hasta que llegue febrero y plántalas según vayan germinando.
  • Otras semillas de fruto pequeño, con semillas de pequeño tamaño. Piensa que se las comen los pájaros y que dentro del animal son atacadas por ácidos gástricos. Éstas semillas deben ser sometidas a diferentes procesos de escarificación (erosión), química o mecánica, para que germinen mejor. Eso dicen muchos expertos en semillas, pero es un trabajo dificil y yo no he visto resultados satisfactorios. Las planto cuando llega febrero y si salen bien, sino pues nada.

Cada mes suelo revisarlas, para humedecerlas, airearlas y llegando algún día de calor ver si empiezan a germinar (algunas especies como los arces suelen hacerlo), e ir plantándolas en los semilleros.

La plantación es muy importante, aquí es donde se cometen muchos errores:

  • Plantarlas demasiado profundas. Por lo general, se plantan a una profundidad que sea dos veces el tamaño de la semilla.
  • Control de la humedad. Si no tienes control y te excedes en el riego, las semillas se pudren.
  • Control del drenaje. Ésto se soluciona con un sustrato que sea muy drenante, que evacúe bien el agua y retenga algo de humedad, no que se encharque. Algo sencillo es utilizar sólo akadama. Si quieres otro sustrato que tenga al menos un 50% de gravilla fina (aprox. menos de 12 mm.) o arena de río. En turba de buena calidad también, pero yo no lo hago por la humedad excesiva.
  • Control de hongos. Tienes de vez en cuando que echar fungicida, ya que los hongos son el mayor enemigo de las semillas y de las plantas jovenes. Una vez plantadas, cada 15 días suelo regarlas con fungicida.
  • Control de pájaros. Antes de que salgan y hasta que tengan un tamaño los plantones debes cubrir con rejilla de plástico las macetas o las bandejas de semilleros. Los pájaros se lo pasan pipa comiendose las semillas y rebuscando en la tierra.
  • Control de heladas y del viento. Cuando salgan los plantones es importante que los protejas, ya que en éstos meses de marzo o abril todavía hay fuerte viento y heladas en muchas zonas.

Especies como los prunus y las hayas es mejor plantarlas en otoño, para que pasen frío, lo necesitan para germinar.

Los pinos es mejor plantarlos llegando febrero. Alguna especie como el pino blanco japonés son sensibles a la humedad excesiva y son atacados por hongos. Además tardan en germinar dos o tres años si no son frescas las semillas.

Los pinus parviflora, carpinus y crataegus monogina suelen tener germinaciones tardias, uno o dos años. Por eso no tires la tierra donde los plantas creyendo que ya no germinarán.

Existen muchos sítios donde recoger semillas. Sé que está prohibido recoger semillas en zonas protegidas, pero hay parques públicos y calles con árboles de especies que nos interesan para hacer bonsái donde puedes recogerlas. También hay viveros donde pidiendo permiso, sin problemas, te dejarán coger semillas. No hace falta dejar pelados los árboles, con unas cuantas bastarán.

Puedes también buscar en ebay o en amazon si quieres especies japonesas, aunque a mí a veces no me han dado buen resultado, ya que suelen ser semillas que no son frescas, depende del vendedor.

Sin duda difrutarás viendo crecer desde el principio a tus bonsáis, controlando sus raices mejor y podrás dárles algun movimiento doblando el tronco cuando tengan uno o dos años.

Para mí es básico aprender a cultivar desde semilla o desde esqueje, además el resultado es muy gratificante y barato.

A %d blogueros les gusta esto: