Guía para trabajar la Higuera o Ficus carica:

La Higuera es una especie muy agradable de trabajar, consiguiendo por esqueje o acodo fácilmente. Es muy fácil de trabajar como bonsái con el pinzado, un adecuado trabajo de raíces y cuidado de heridas por corte de ramas o tronco podrás conseguir muy buenos bonsáis.

 

higuera en maceta de cultivo

Higuera en maceta de cultivo

 

  • Agua y Riego

  1. La Higuera necesita mucha agua, aunque la veas viviendo en zonas áridas, es un árbol que tiene un crecimiento grande de raíces, llegando a zonas muy profundas buscando el agua.
  2. Le gusta cualquier tipo de agua, incluso le gusta el agua calcárea.
  3. El Riego como siempre debe ser abundante, no dejar secar el sustrato nunca, cuando veas que empieza a secarse la superficie lo riegas.
  4. A veces, para evitar estar regando todo el tiempo, yo le pongo un 10% de turba negra o mantillo. Así espacio más los riegos.
  5. Si tienes árboles en macetas muy pequeñas, ponlos en una bandeja con agua, que no toque el fondo, para no pudrir las raíces (puedes poner chinarros de 1 a 2 cms en el fondo), se crea un ambiente más húmedo de seguridad. Esto sirve también para cuando te marches de casa o si vuelves tarde del trabajo. En verano es fundamental.
  6. Si no puedes regar con una regadera especial con agujeros finos, para que no se caiga el sustrato, puedes comprar unas boquillas en cualquier vivero o tienda para adaptar a la manguera. También puedes sumergir la maceta en agua hasta que saque todo el aire, después la sacas y dejas que salga el agua.
  7. Lo importante es asegurarse que todo el interior de la maceta se humedece y renueva el aire, recuerda que las raíces respiran.

 

  • Sustrato

En el mundo del bonsái cada vez utilizamos más sustratos como los japoneses, que absorben agua y mantienen la porosidad (huecos con aire para que respiren las raíces) sin causarles daño por exceso de humedad, encharcamiento o ahogo de las raíces, que es fatal.

Como sustrato échale akadama en un 50%, grava de clastos o granos de roca calcárea (caliza o volcánica) en un 30% y turba negra o mantillo en un 10% a un 15% y un 5% a un 10% de carbón vegetal. A la Higuera le gusta los suelos calcáreos o con algo de cal, aunque no es necesario.

Prefiere suelos calcáreos, si puedes échale en cada trasplante carbonato cálcico o en la mezcla de sustrato grava de clastos de caliza o similar.