Cómo comprar un bonsái

 

Te voy a dar 10 consejos para cuando vayas a comprar un bonsái o árboles de vivero con los que crear tus propios bonsáis.

Guardar

Guardar

¿Cómo comprar un bonsái o árboles de vivero con los que crear tus propios bonsáis?

Si eres principiante y buscas tus primeros árboles, no caigas en los errores más comunes.

Voy a ir paso a paso con las características más básicas para comprar un buen material :

1.- Lo primero que tienes que mirar es el estado de salud del árbol, saber si un árbol está enfermo.

Ni se te ocurra comprar un árbol enfermo, aunque te lo regalen, porque te llevas la enfermedad a tu casa y tus otros árboles podrán ser contagiados.

Nadie te garantizará si ese árbol morirá o sobrevivirá.
Sólo cuando veas que el árbol está bien, empieza a mirar sus características.

2.- Forma del árbol

Conicidad del tronco y distribución de las ramas proporcionada con respecto al tronco.

Es muy bueno tener gran cantidad de ramas, sobre todo en zonas bajas.

 

3.- Calidad de las hojas

El vigor en las hojas es muy importante porque te habla de cómo es la salud del árbol.

Las hojas deben ser gruesas, duras, tiesas y resistentes si intentas tirar para arrancarlas.

El color debe ser vivo si son jóvenes, verde intenso si son maduras. Colores apagados y tonos amarillentos verdosos no son fiables. Si estamos en otoño o invierno será difícil ver la coloración normal de las hojas en caducos y juníperos.

Brotes nuevos de Acer Ginnala

Brotes nuevos de Acer Ginnala

Hojas que no dejan pasar la luz al interior en Zelkova serrata

Hojas maduras en Zelkova serrata

No todas las hojas de un árbol crecen en la misma medida. En las ramas que están más desarrolladas las hojas adquieren mayor tamaño y formas distintas a las hojas de ramas más pequeñas. Cuanto más riego y abono recibe el árbol, más se marca esta característica.

Mira las hojas de la punta de las ramas pequeñas, que deben ser compactas y redondas. En estas ramas pequeñas, el tamaño y la forma de las hojas no varía tanto con el riego y el abono, y podrás adivinar mejor la calidad. Esas serán las cualidades de tu bonsái cuando esté en una maceta adecuada.

Si fijándote en estas ramas pequeñas, ves hojas muy retorcidas, largas o muy grandes, ese árbol no será interesante, ya que tendrán ramas largas y con pocos brotes.
Costará mucho densificarlo y no quedará bien, a no ser que hagas un bonsái de gran tamaño.

4.- Tiempo en la maceta de cultivo

Si no saben decirte cuánto tiempo lleva plantado en la maceta, tienes formas de saberlo.

Indicadores en los que puedes fijarte para saber si el árbol necesita un trasplante:

Si el sustrato está suelto y limpio puede ser que lo hayan trasplantado hace poco. No tiene por que ser malo, pero no sabemos si lo han trasplantado porque le tocaba o porque tiene algún problema. El riesgo lo corres tú si lo compras.

Cuando las raíces salen por la superficie o parece una piedra (sustrato-raíces), es que lleva mucho tiempo en la maceta y te va a tocar trasplantar.

La superficie del sustrato está llena de musgo, también es síntoma de que lleva tiempo plantado en la maceta.

El color del sustrato es oscuro o lo ves degradado, es decir, deteriorado, gastado, muy fino, tipo arcilloso. También indica mucho tiempo en maceta.

Puedes mirar éste artículo sobre el trasplante.

Por supuesto, todo esto dependiendo de la calidad de sustrato que lleve. Si estamos hablando de árboles de vivero en un sitio no profesional de bonsáis te puedes esperar cualquier cosa. Es normal que vayan plantados en un sustrato penoso, para abaratar costes. Y que tengas que trasplantar cuanto antes, por el bien del árbol.

5.-Tronco

El tronco debe tener conicidad, pero también es importante la parte baja del tronco donde comienza el movimiento que los japoneses denominan tachiagari. Tiene que ser interesante, con una curva muy fuerte, ya que el árbol engordará con los años y las curvas se irán suavizando mucho.

La forma que tenga también será importante. Una forma atractiva, parecida a los árboles que ves en la naturaleza y no la típica forma de sacacorchos que se ve en bonsáis de centro comerciales, en árboles trabajados en serie.

No son buenos los cortes grandes en el tronco, no cierran bien y son un foco de entrada de todo tipo de enfermedades para el árbol. Si no eres profesional, no compres árboles con cortes grandes.

También comentarte la capacidad de cicatrización de cada especie. Algunos árboles difícilmente cicatrizarán sus heridas si tienen un gran corte o grieta en su tronco (Ginkgos, Haya, Azaleas, Higueras, Arces…), irán secando ramas y morirán. Estas especies no tienen que tener en su madera heridas, agujeros, jins (resto de rama seca), sharis (parte de tronco seco), ni nada que dañe la corteza.

Fíjate bien si el árbol presenta conicidad invertida, ya que es un defecto muy difícil de corregir y que en bonsái es muy tenido en cuenta negativamente a la hora de valorar un árbol.

6.- Frondosidad

Que un árbol tenga muchas ramas y hojas, que brote con fuerza es algo que te indica la buena salud.

Es muy bueno tener gran cantidad de ramas, sobre todo en zonas bajas.

Pero hay que mirar que la ramificación secundaria o las hojas salgan desde muy cerca del tronco principal. Asegúrate que puedas tener muchas ramas para elegir, a la hora de trabajar el árbol.

Si tienes un árbol con ramificación pobre o con hojas solo en el extremo, pocas cosas podrás hacer y tendrás que esperar mucho, en algunos casos años de cultivo hasta que el árbol se pueda trabajar.

7.- Corteza

Es una caracterís