Guía Básica para trabajar la Callicarpa japonica:

Es original de China, Japón y Manchuria. Muy querido en bonsái por sus frutos en forma de bayas como perlas color morado brillante.

La floración es en junio, con flores pequeñas que van desde el blanco, rosa o azul.

La Callicarpa japónica es una especie de hoja caduca (tonos naranjas en otoño), que suele trabajarse como arbusto, con multitud de ramas, aunque también se ven buenos ejemplos con troncos muy bonitos, gruesos y retorcidos.

Es una de las especies que menos problemas da a la hora de formarlos como bonsáis. Con un pinzado y un trasplante cada dos años irán muy bien.

Yo los suelo reproducir desde esqueje y sólo debes de cuidar que tenga buen riego en verano, sustrato algo más ácido y protección cuando hay heladas fuertes.

 

Agua y Riego

  • Le gusta mucho el agua, no la dejes mucho tiempo sin regar.
  • El Riego como siempre debe ser abundante, deja secar el sustrato un poco y cuando veas que empieza a secarse la superficie lo riegas.

Observa la superficie de la tierra y espera a que se seque, después riega de nuevo.

Sobre todo en primavera es importante, cuando la fase de desarrollo es fuerte y las ramas se disparan.

  • Es mejor regar varias veces en verano y que el árbol se encuentre fresco sin que se marchiten las hojas, aunque algunas suelen amarillear siempre, no te preocupes.
  • A veces, para evitar estar regando todo el tiempo, yo le pongo un 10% de turba negra o mantillo. Así espacio más los riegos.
  • En invierno intenta que no se seque el sustrato, que se mantenga húmedo pero no encharcado.
  • Si tienes árboles en macetas muy pequeñas, ponlos en una bandeja con agua, que no toque el fondo, para no pudrir las raíces (puedes poner piedras de 1 a 2 cms en el fondo), se crea un ambiente más húmedo de seguridad. Esto sirve también para cuando te marches de casa o si vuelves tarde del trabajo. En verano es fundamental.
  • Si no puedes regar con una regadera especial con agujeros finos, para que no se caiga el sustrato, puedes comprar unas boquillas en cualquier vivero o tienda para adaptar a la manguera. También puedes sumergir la maceta en agua hasta que saque todo el aire, después la sacas y dejas que salga el agua.

En el artículo sobre el riego puedes mirar éstas regaderas o boquillas para el riego con agujeros finos.

  • Lo importante es asegurarse que todo el interior de la maceta se humedece y renueva el aire, recuerda que las raíces respiran.

Sustrato

  • En el mundo del bonsái cada vez utilizamos más sustratos como los japoneses, que absorben agua y mantienen la porosidad (huecos con aire para que respiren las raíces) sin causarles daño por exceso de humedad, encharcamiento o ahogo de las raíces, que es fatal.
  • En el punto de trasplantes te digo lo que debes poner como sustrato a tu Callicarpa.
  • Akadama, es una arcilla cocida que utilizan los japoneses para sus bonsáis, es más cara, pero tiene muchas cosas buenas, como sustrato es de los mejores. Lo que no aporta es alimento y con las heladas a los 2 ó 3 años se debe volver a trasplantar. De todas formas si tienes un árbol joven no importa porque lo trasplantarás cada año o cada dos.

          Yo utilizo sustrato volcánico japonés: 3 partes de Akadama y 1 parte de Kanuma.

En éste artículo hablo más en detalle sobre el sustrato y sus características que debes aprender si o sí.

Ubicación

  • ¿Qué puedes ofrecer a tu bonsái?
  • ¿Vas a poder ubicarlo en el exterior o será imposible?
  • Todos los árboles necesitan estar al aire libre, en exterior, incluso los que sean de otro clima (lo único es que tendrás que tener cuidado cuando llegue el frío y protegerlo adecuadamente).
  • La Callicarpa japónica es un arbusto, le gusta mucho el sol.
  • En primavera y otoño a pleno sol sin dudarlo. Hasta cierto punto podemos tener quemadura en las hojas, hay que sopesar dependiendo mucho de tu clima.
  • En verano si notas que sus hojas se marchitan o amarillean sombréalo con malla de sombreo del 50%, si no tienes o no puedes conseguir, evita que le dé el sol directo fuerte del mediodía.
  • En invierno aguanta bien las heladas, pero mejor protegerlo con plástico cuando lleguen las temperaturas a -3 grados o por debajo. Las raíces sufren y pueden congelarse. Lo peor son heladas seguidas, impidiendo que se descongele la maceta. Riega solo cuando se haya descongelado la maceta.
  • Cuidado con las macetas muy pequeñas, tanto en verano como en invierno, se secan muy rápido y se hielan muy rápido. Se deben proteger sí o sí.
  • Puedes protegerla dentro de un invernadero frío o en una zona donde le quite un poco la helada fuerte.

En éste artículo hablo sobre la ubicación de tu bonsái.

 

Trabajos

Trasplante

Los árboles jóvenes se deben trasplantar cada dos años, los árboles viejos cada 3 ó 5 años.

Este debe hacerse antes de que empiecen a abrirse las hojas, cuando las yemas empiecen a hincharse.

Puedes hacer trasplantes de urgencia, pero evita el viento y el excesivo calor. Lo mejor es hacerlo un día lluvioso o nublado, protegido del viento.

Cuando trasplantes debes sanear las raíces que veas podridas, de color negro o marrón oscuro. También hay que podar las ramas que no sean buenas para el diseño para reducir la masa aérea o copa. Si quitas muchas raíces debes también reducir ramas en la misma proporción que las raíces que has cortado.

Si tienes dudas sobre cuanto cortar o cuanto dejar, lo mejor es dejar 1/3 más de raíces que de ramas, o si no te decides es mejor no podar raíces y preguntar para la próxima vez a un experto o aficionado, nunca en tiendas no profesionales (muchas veces donde lo compras no tienen ni idea).

De todas formas humedece las raíces durante el trasplante para evitar que se sequen, ya que son raíces muy sensibles. Las nuevas raíces son muy quebradizas, cuidado al manipularlas.

Coloca un montículo donde vayas a ponerlo y aprieta haciendo giros con el árbol, para evitar que debajo quede aire que pudra las raíces.

Es muy importante que inmovilices el árbol, puedes hacerlo de muchas maneras.

Como sustrato échale akadama en un 75%, kanuma en un 25%.

Si no tienes kanuma puedes poner hasta un 15% de mantillo o corteza de pino y poner más akadama.

Si no tenéis akadama ni kanuma, una mezcla buena es siempre que sea algo ácida:

  • Arena de grano grueso un 20%, puedes sustituirlo por granos de tierra volcánica o similar, que no sean granos de composición calcárea.
  • Corteza de pino, un 20% para aumentar la acidez.
  • Mantillo o mezcla preparada para bonsái en tiendas especializadas, llevan fibra de coco, perlita, mantillo, turba, arena…de esta mezcla le echas un 60%.

Lo importante es que la mezcla tenga un buen drenaje (desagüe), que el agua no se estanque, que salga rápido por los agujeros de drenaje de la maceta. También es importante que sustrato no se deshaga, mantenga la humedad y el aire.

Muy importante es el post-trasplante, situando el árbol en zona sombreada e iluminada, pero fuera de los rayos de sol directo, al menos hasta que empiece a brotar bien.

En dos o tres semanas empezará a brotar, si no espera y no te pongas nervioso, a veces cada árbol tiene sus peculiaridades.

Sobre la elección de maceta, si quieres que tu Callicarpa empiece a desarrollar las raíces, encaminadas a un nebari bonito y a que no desarrolle en exceso un vigor que haga que se disparen las ramas, es importante que pongas macetas no muy profundas (a no ser que quieras que engorde y se desarrolle mucho hasta que empieces a trabajarlo para hacerlo bonsái).

Por tanto, suelen ser buenas las macetas poco profundas o bajas y ovaladas si tienes multitronco. Si vas a trabajarlo como shohin o cascada, mejor una maceta redonda y profunda.

 Mira éste artículo donde hablo de trasplantes.

 

Poda y pinzado

La poda se realiza al inicio de primavera.

El Pinzado se hace cuando se tienen 4 pares de hojas, se pinza dejando 2 pares.

callicarpa americana

Callicarpa americana

No podar en invierno, tan sólo ramas finas muy largas.

Para evitar que las hojas sean más grandes, debes exponer los arces a zona muy luminosa e incluso a pleno sol.

Recuerda que no debes podar un árbol que veas débil, con hojas marchitas o de mal aspecto. Solo poda árboles que estén fuertes y sanos.

 

Semillas

Las semillas son otra manera muy buena de conseguir plantas de una forma muy barata y gratificante, ya que ver crecer desde semilla para mí es de lo mejor de éste arte. Puedes conseguirlas a principios del otoño.

No requieren tratamiento y germinan muy bien, con una tasa de germinación entre el 80-90%, muy alto.

Cuando las recojas déjalas secar.

Puedes guardarlas con arena fina o con perlita que puedes conseguir en vivero o centros de jardinería, tienen buenas características para guardar la humedad.

En el siguiente vídeo te doy algún consejo y te hablo sobre éste tema.

Además deberás de echarle fungicida cada mes y controlar que estén bien y que no germinan.

Más tarde las pones en agua tibia media hora para quitarle la piel bien. Las semillas son muy pequeñas, no las vayas a tirar por descuido.

Las semillas limpias las dejas en agua 24 horas y después puedes plantarlas. La temperatura óptima de germinación es de 18ºC a 24ºC.

Se plantan en primavera en una maceta o semillero (protegido de las heladas hasta que llegue la primavera, suelen aguantar bien las inclemencias del tiempo), puedes poner de sustrato akadama o en si lo prefieres 50% arena mezclada con turba rubia y negra.

Protégelas de babosas, caracoles y pájaros, con una malla y con antilimacos (granos verdes que se venden en centros de jardinería), sino corres el riesgo de quedarte en una sola noche sin ellos, después de todo el trabajo.

Mantén la humedad, pero no encharques. Aun así deberás de seguir cuidando los plantones de los hongos que atacan, cada 3 semanas o 1 mes sigue echándole fungicida.

Esquejes

Suelen dar muy buen resultado, es increíble que sea tan fácil en ésta especie.

Se hacen en primavera, con ramas cortadas de las podas. En un sustrato drenante, akadama con un 10% de tierra de plantación está perfecto.

En 3 semanas empezarás a tener raíces.

Además te aconsejo éste artículo para que no tengas errores al realizar esquejes y tengas más éxito.

Aguantan bien al exterior, pero protegelos del viento y del sol excesivo, hasta que empiecen a enraizar ya avanzada la primavera. Después habrá que sobrearlos del intenso calor del verano (recuerda que son esquejes todavía).

Los esquejes pueden dar fruto en otoño.

También puedes esquejar a principios de verano funcionan bien y aguantan, pero no los saques hasta la primavera siguiente (debes protegerlos del frío y de heladas directas, aunque sea debajo de otros árboles o debajo de aleros).

Abonado

Tienes que abonarlo desde el comienzo de la primavera hasta la caída de la hoja en otoño.

Según quieras trabajar tu árbol debes de abonar:

  • Si quieres que tu árbol engorde y crezca mucho, porque es joven, entonces tendrás que abonar para ese fin.

Debes usar abonos cargados en N (nitrógeno) y menos cargados en P (fosforo) y K (potasio).

  • Si el árbol está ya trabajado o tiene una edad de 15 a 20 años o más, entonces debes abonar con cuidado y controlar mejor las dosis para evitar que el bonsái se dispare en crecimiento y estropee todo el trabajo.

Para un bonsái trabajado o que queremos que no crezca demasiado tendremos cuidado y si vemos que tiene las hojas muy verdes y brota sin parar, sin secar ninguna ramita, es que estamos abonando demasiado.

También debes cambiar el abonado, con más cantidad de P y K que de N, de esta manera mejora su fructificación y fortaleces el árbol, frenando su crecimiento con ramas de entrenudos cortos en vez de largos.

En primavera abona a finales de abril, para que el árbol no se dispare en crecimiento (a no ser que tu deseo sea el contrario, que crezca y engorde). Se suele abonar bien hasta el verano, que según las regiones y el calor, el árbol hace un parón en el crecimiento, por tanto, no hace falta abonar.

En otoño es cuando el árbol guarda fuerzas para pasar mejor el invierno. Se debe abonar siempre con abonos ricos en P y K, con menos N. El árbol suele engordar más que nunca, por eso no es buena idea tenerlos alambrados.

Y no olvides que un árbol recién trasplantado no debe ser abonado hasta que veas que brota. Después puedes abonarlo con tranquilidad.

 En éste artículo te hablo y aconsejo sobre qué abonos puedes utilizar.

 

Protección contra enfermedades y plagas

El arce suele ser una especie fuerte, se adapta bien y tiene pocas plagas que le ataquen.

Los más normales suelen ser los pulgones, cuando las hojas están tiernas y en los brotes nuevos, en primavera hay que vigilar para que no los dañen. Suelen ir acompañados de hormigas que se alimentan del azúcar que los pulgones eliminan, así que si ves hormigas en tu bonsái hay pulgones. De todas maneras suelen centrarse en los brotes tiernos, cuando el árbol crece y las hojas maduran los pulgones tienden a desaparecer.

Las cochinillas dañan más que los pulgones y pueden llegar a matar el árbol, pero lo mejor es utilizar polisulfuro diluido en invierno, cuando se lo apliques al resto de tus bonsáis.

Las cochinillas pueden llegar a matar al árbol, pero lo mejor es utilizar polisulfuro diluido en invierno, cuando se lo apliques al resto de tus bonsáis.

El amarilleamiento de las hojas se puede deber a la falta de riego, se secan o marchitan y caen.

 

Exísten varias especies de Callicarpa:

  • Callicarpa Bodinieri (China)

 

  • Dichotoma Callicarpa (China / Corea)

 

  • Callicarpa Japonica (Japón)

 

  • Callicarpa americana (de los Estados Unidos)

 

 

El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado